Andreas Lubitz de caucho y asfalto

De todos es sabido que Andreas Lubitz, dirigió voluntariamente el avión contra las montañas, llevando al pasaje y a la tripulación a un desastroso final.

El suicida más nombrado de los tiempos recientes provocó impactos directos no sólo en pérdidas humanas, sino también inoculó en la población un cierto miedo a volar, que en casos especialmente vulnerable propiciarán que una común fobia a volar que padece en torno el 13,19 % de la población (Tortella-Feliu; 2000), o acreciente el malestar que sienten el 14,42% de las personas que manifiestan malestar significativo, según el mismo estudio. El incidente no sólo provocó dolor, angustia y mala predisposición a volar. También provocó un impacto económico negativo sobre las compañías aéreas y aseguradoras, del que tardarán meses en reponerse. Como ejemplo, observemos el gráfico de la cotización bursátil de Luftansa, del último mes (más de un 10% de caída desde el día del incidente y en claro descenso)

Grafico

Andreas Lubitz tuvo el firme propósito de cambiar las cosas, y se puede decir que lo consiguió. Su aberrante destrucción propiciará que se revisen los protocolos de seguridad en cabina, y se aseguren los procesos de selección de Recursos Humanos en compañías áreas y la comunicación de los partes de baja en profesiones con responsabilidad implicadas en la seguridad aeronáutica.

Análisis de errores por parte de la compañía al margen, lo cierto es que los siniestros aéreos voluntarios, constituyen una rareza (Sirva como aproximación esta nota de prensa, enumerando los contados casos de suicidio similares a los de Lubitz.

Si tenemos en cuenta que sólo en 2014, volaron en España 195.861.278 personas  (Aena 2015), podemos afirmar con datos, lo que se viene diciendo siempre del transporte aéreo… que es el medio de transporte más seguro.

Contrastemos estos datos, con los que se producen en el tráfico por carretera. Demos algunos datos:

  • El 5,9% de todas las muertes de conductores podría ser clasificado como un suicidio (Fuente: Club de las Ciencias Forenses)
  • Casi 4 millones de conductores españoles usan el Whatsapp al volante, según una encuesta del RACE, BP y CASTROL
  • El alcohol está implicado en el 30 y el 50% de los accidentes mortales en tráfico, y un 42% de los conductores beben y conducen alguna vez, según la DGT.
  • Los muertos en carretera sólo en España 1.131 personas en 2014, y estamos en cifras de mínimos frente a otros años mucho más nefastos

1388610903_562365_1388667677_sumario_grande

El impacto emocional que provoca Andreas Lubitz es evidente, mediático, conmocionante y muy doloroso, pero ignorar las evidencias que quiero destacar acerca de la relación entre uso del teléfono móvil, conducción bajo los efectos del alcohol y otras drogas, o conductas suicidas directamente producidas al volante, nos convierten en criaturas irracionales  y  equivocadas que miran al cielo sobrestimando la posibilidad de que se repita una tragedia aérea, cuando realmente tenemos el peligro delante de nuestro volante, o peor aún… dentro de nosotros, convirtiéndonos en micros Andreas Lubitzs, exponiéndonos a micro tragedias de Germanwings a manos de nuestras aeronaves que surcan los cielos de caucho y asfalto.

Javier Gallego

Psico & Politicoach

Anuncios

One thought on “Andreas Lubitz de caucho y asfalto

Espero tus comentarios....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s