Resultados 20-D: La maldición del tipo deseable

En plena resaca electoral, aporto mi granito de arena para interpretar los resultados de las elecciones del 20-D. Para empezar, tomemos en cuenta este gráfico, extraído de EL MUNDO (14/12/2015), que analiza el promedio de las encuestas publicadas por las empresas más prestigiosas de sondeos:

1

Todos los sondeos pronosticaban a un PP ganador, seguido del PSOE y Ciudadanos con mucha incertidumbre con respecto a qué partido ocuparía el 2º y el 3er puesto. Cerraría la lista de partidos relevantes PODEMOS, en 4º lugar y ligeramente rezagado de PSOE y Cs.

Desde el cierre de colegios electorales, los sondeos a pie de urna anunciaban algo distinto, que luego se confirmó conforme iba avanzando el recuento, hasta llegar al resultado final que todos conocemos:

2El PP obtiene más o menos los resultados esperados y el PSOE obtiene una ligera ventaja conforme a lo que se esperaba según los sondeos, pero en el caso de PODEMOS y CIUDADANOS, los resultados se alejan de lo que esperaban los sondeos:

  • Podemos obtiene 69 escaños (20,66% de los votos)
  • Ciudadanos obtiene 40 escaños (13,93% de los votos).

Como conclusiones generales, se puede decir que:

  • El PP gana las elecciones pero lo tendrá muy difícil para gobernar
  • El PSOE mejora sus expectativas, aun obteniendo el peor resultado de su historia.
  • PODEMOS es el verdadero ganador de las elecciones, arrasando con respecto a su experiencia previa y las expectativas de voto
  • CIUDADANOS pierde. Se coloca con fuerza en el arco parlamentario (40 escaños), pero insuficientes para tener la relevancia que se esperaba de ellos.
  • Ojo con los partidos aparentemente minoritarios del espectro nacionalista como ERC-CATSI. 9 escaños son muy significativos para el hemiciclo dibujado.

El escenario actual complica exponencialmente las opciones de gobierno con respecto a otros periodos y dificultan la gobernabilidad de la legislatura.

En la mente de todos los españoles interesados en política, puede estar la pregunta que me azota desde ayer:

 

¿Cómo puede explicarse esta anomalía entre voto esperado según los sondeos y el voto real?

Desarrollo una teoría que podría dar respuesta a esta pregunta y que denominaré “La maldición del tipo deseable”. Vamos a explicarla….

Tomemos en cuenta esta gráfica, que representa la ubicación que hacen las personas de los distintos partidos, siendo 1 extrema izquierda y 10 extrema derecha, según el estudio de Octubre-Noviembre del CIS

3

Fuente : elaboración propia a partir de los mencionados datos del CIS

 

Tengamos en cuenta la valoración que hacen los electores con respecto a los distintos líderes políticos de los partidos que están siendo comentados aquí, según el mismo estudio del CIS:

4

Albert Rivera de Cs es el político mejor valorado, según este estudio.

De todos es sabido, que como norma general, a las personas les gusta dar respuestas deseables que hagan quedar bien con su interlocutor. Esto se conoce en psicología como DESEABILIDAD SOCIAL.

Imaginemos que dos personas hablan de política. Una persona le pregunta a la otra “Oye, ¿A quién vas a votar?” La persona de las filas en ese momento piensa en votar a uno de los cuatro partidos más representativos y sitúa a la otra persona en la creencia que va a votar a uno de los otros cuatro partidos más representativos. Las respuestas serán parecidas a esta:

5

 

Según esta tabla, un votante del PP, mantendrá frente a:

  • Un votante del PSOE, una actitud de : Disputa
  • Un votante de PODEMOS, una actitud de: Disputa
  • Un votante de Cs, una actitud de: Puntos de encuentro ideológico.

Según esta tabla, un votante del PSOE, mantendrá frente a:

  • Un votante del PP, una actitud de : Disputa
  • Un votante de PODEMOS, una actitud de : Disputa leve.
  • Un votante de Cs, una actitud de : Puntos de encuentro ideológico

Según esta tabla, un votante de PODEMOS, mantendrá frente a:

  • Un votante del PP, una actitud de : Disputa
  • Un votante del PSOE, una actitud de  Disputa leve.
  • Un votante de Cs, una actitud de : Disputa ideológica pero puntos de encuentro en cuanto a regeneración democrática y sintonía entre los líderes.

Según este razonamiento, CIUDADANOS es el partido más deseable como segunda opción para las tres opciones distintas (PP, PSOE y PODEMOS).

Introduzcamos dos nuevas variables: Voto oculto y voto indeciso:

  • El voto oculto es un término para denominar a las personas que mienten en las encuestas de intención de voto. Una vez decidido a mentir, ¿Cuál es el candidato más deseable para quedar bien con la persona que te pregunta? Según los argumentos anteriores este partido deberá ser, como norma general…. CIUDADANOS, ya que es el partido que genera menos conflicto con los demás y su candidato está mejor valorado que el resto.
  • El voto indeciso es un término para denominar a las personas que aún no tienen decidido su voto. Una vez que se le pregunte que se decida por alguno de los candidatos, aunque aún no lo tenga pensado, se decidirá por aquél que genere menos conflicto a ojos de todas las opciones, que según los argumentos anteriores es, como norma general… CIUDADANOS, ya que es el partido que genera menos conflicto con los demás y su candidato está mejor valorado que el resto.

Por tanto, ALBERT RIVERA y CIUDADANOS, tropieza paradójicamente con lo que a priori puede ser considerada como una maniobra de estrategia de partido exitosa. Un candidato carismático, con buena imagen, buena sintonía con sus rivales, en un partido de ubicación ideológica muy centrado, ve perjudicado sus expectativas de voto, atrapado en la maldición del tipo deseable.

Javier Gallego

Psico & Politicoach

 

 

 

Anuncios

Caso Práctico: “El dilema del prisionero: UPyD Vs CIUDADANOS”

El dilema del prisionero es un modelo clásico de la teoría de juegos, con numerosas aplicaciones en diversas disciplinas, incluidas psicología y ciencia política.

Este dilema, explica el por qué el pensamiento lógico por separado de cada adversario hace que al final cada uno tome una decisión en contra del interés óptimo del grupo.

¿Cuál es el enunciado clásico del dilema del prisionero?

Imaginemos que la policía arresta a dos sospechosos. No se dispone de pruebas suficientes para condenarlos, pero esto no lo saben los protagonistas. La  policía los ubica en habitaciones separadas, de forma que los sospechosos no puedan hablar entre sí.

Pueden darse estas circunstancias:

– Que uno delate y su cómplice no: El cómplice será condenado a 11 años y el delator será liberado.

– Que los dos delaten: se les condenaría a los dos a 6 años de cárcel

– Que los dos guarden silencio: se les condenaría a los dos a 2 años de cárcel

Llamemos a estos dos sospechosos, Alberto y Rosa:

asvav

Supongamos que ambos sospechosos son egoístas y su único objetivo es minimizar su propia estancia en la cárcel. Cada uno tiene dos opciones: cooperar guardando silencio o competir delatando al contrario. El resultado final dependerá de lo que haga el otro sospechoso.

La opción más óptima para cada uno de ellos individualmente es delatar al otro y que además, este otro guarde silencio. Esto provocaría que uno quede liberado automáticamente y el delatado cumpla 11 años de cárcel.

La versión más óptima para ambos, es que los dos guarden silencio y cooperen. Conllevaría una pena de un dos de cárcel para los dos, pero se alejaría de los resultados nefastos que acarrean que la otra parte te delate.

 

Vale…. entretenido, pero…. ¿Cómo aplicamos esta simulación a la política?

Apliquemos el dilema del prisionero a dos partidos que ocupan prácticamente el mismo espacio político: UPyD y CIUDADANOS. Veamos primero algunos conceptos preliminares de ambos partidos.

CIUDADANOS aparece para los votantes poco interesados en política como un partido nuevo, tan reciente como PODEMOS. Sin embargo, ya cuenta cierta veteranía, ya que se fundó en 2006. En Septiembre de 2006 presentaron su candidatura al Parlamento de Cataluña, donde obtuvieron  el 3,09% de los votos (3 escaños).

Posteriormente se presentaron a las elecciones municipales de 2007, donde acudieron a numerosos municipios a nivel nacional, donde consiguieron unos resultados muy discretos (13 concejales en municipios de Barcelona y Lérida), no obteniendo representación fuera de Cataluña.

Continuaron presentándose a todos los comicios europeos, nacionales, regionales y locales, con resultados dispares, siendo el más abultado el obtenido en las elecciones catalanas de 2012 con 9 Diputados.

Este partido se coloca en el Centro del espectro ideológico,  y se posiciona como un partido socioliberal, laico y respetuoso con la constitución, muy combativo con los nacionalismos periféricos, especialmente el catalán.

UPyD se fundó en 2007, promovidos por Rosa Díez, filósofos como Fernando Savater, literarios como Mario Vargas Llosa, y personas con influencia en el entorno universitario como Mikel Buesa, entre muchos otros.

También recibió apoyo y asesoramiento de CIUDADANOS, dada su exitosa incursión en Cataluña y su semejanza ideológica.

Se presentaron por primera vez a las elecciones nacionales de 2008, obteniendo un único diputado, Rosa Diez.

Desde entonces, su representación ha sido creciente, obteniendo sus máximos resultados en las elecciones nacionales de 2011, con 5 diputados, 152 concejales en los municipios españoles de 2011 y 4 europarlamentarios en 2014.

Este partido está colocado también en el Centro del espectro ideológico, posicionado también como socioliberal, laico, respetuoso con la constitución y muy combativo con los nacionalismos periféricos…

… ¿Les suena su posición?… apliquemos ahora sí el dilema del prisionero…

Desde los inicios, CIUDADANOS y UPyD se han tanteado para llegar a acuerdos en sus relaciones que estrecharan los lazos. Bien mediante una fusión, bien mediante conservar las marcas y organizar una coalición.

El primer tanteo tuvo lugar en 2007, en la que se habló de ir “coaligados” para las elecciones generales de 2008. A lo largo de estos años, competir fue la opción predominante frente a cooperar. Rosa Díez vetó hasta en cuatro ocasiones la posibilidad de alcanzar acuerdos para buscar fórmulas de unión entre CIUDADANOS Y UPYD.

Desde siempre ALBERT RIVERA y ROSA DÍEZ han tenido aproximaciones y diferencias, amor odio, síes pero noes. UPyD fue trabajando una infraestructura de afiliados, sedes y capacidad de operaciones en la práctica totalidad del territorio nacional. CIUDADANOS fue fortaleciéndose en Cataluña, percibiéndose en España como aquel partido antinacionalista catalán, o como la marca blanca del PP en Cataluña, encabezado por un joven carismático.

Parecía que por fin, a finales de 2014 y tras las elecciones europeas, donde UPyD obtuvo 4 eurodiputados y CIUDADANOS obtuvo 2, ALBERT RIVERA y ROSA DÍEZ acercarían posturas definitivas, sin embargo nuevamente ROSA DÍEZ paralizó cualquier tipo de acercamiento, condenando al ostracismo cualquier voz crítica desde dentro de su partido.

La veteranía de ROSA DÍEZ en política la enclaustran en aquello que PODEMOS considera  como “la casta”, un término reinventado para parecer innovador, pero que los politólogos preferimos llamar élite, un concepto presente en ciencia política desde los tiempos de Mosca y Pareto (principios de siglo XX). Recordemos que Rosa Díez se presentó a la secretaría general del PSOE, frente a  Bono (el candidato esperado) y Zapatero (el candidato ganador), ya en el año 2.000.

ROSA DÍEZ sostuvo durante todo este tiempo las riendas del poder en UPyD, alejando la posibilidad de COOPERAR con CIUDADANOS. La teoría de partidos, la propia ley electoral instaurada en España y el propio dilema del prisionero, nos enseñan que para maximizar opciones conviene cooperar con adversarios que persigan un mismo fin, y convertirlos en aliados, en lugar de competir.

Parece que de poco sirvió a ROSA DÍEZ su amplia experiencia en política para entender estos conceptos básicos. Parece también ya tarde para fabricar diferencias entre uno y otro partido, esforzarse por tener más presencia en los medios para comunicar mejor, o  frenar una espantada en personas relevantes de su propio partido.

Estimacion voto

 FUENTE: Estimación de voto elecciones generales según METROSCOPIA
(Abril 2015)

Los sondeos dan la razón al dilema del prisionero. Cooperar podría suponer perder cotas de liderazgo en la nueva coalición, pero da garantías para obtener un beneficio óptimo, siempre que las dos partes cooperen sinceramente. Una vez que te decides a competir, asegúrate de estar en una posición efectivamente competitiva.

Javier Gallego

Psico & Politicoach