Resultados 20-D: La maldición del tipo deseable

En plena resaca electoral, aporto mi granito de arena para interpretar los resultados de las elecciones del 20-D. Para empezar, tomemos en cuenta este gráfico, extraído de EL MUNDO (14/12/2015), que analiza el promedio de las encuestas publicadas por las empresas más prestigiosas de sondeos:

1

Todos los sondeos pronosticaban a un PP ganador, seguido del PSOE y Ciudadanos con mucha incertidumbre con respecto a qué partido ocuparía el 2º y el 3er puesto. Cerraría la lista de partidos relevantes PODEMOS, en 4º lugar y ligeramente rezagado de PSOE y Cs.

Desde el cierre de colegios electorales, los sondeos a pie de urna anunciaban algo distinto, que luego se confirmó conforme iba avanzando el recuento, hasta llegar al resultado final que todos conocemos:

2El PP obtiene más o menos los resultados esperados y el PSOE obtiene una ligera ventaja conforme a lo que se esperaba según los sondeos, pero en el caso de PODEMOS y CIUDADANOS, los resultados se alejan de lo que esperaban los sondeos:

  • Podemos obtiene 69 escaños (20,66% de los votos)
  • Ciudadanos obtiene 40 escaños (13,93% de los votos).

Como conclusiones generales, se puede decir que:

  • El PP gana las elecciones pero lo tendrá muy difícil para gobernar
  • El PSOE mejora sus expectativas, aun obteniendo el peor resultado de su historia.
  • PODEMOS es el verdadero ganador de las elecciones, arrasando con respecto a su experiencia previa y las expectativas de voto
  • CIUDADANOS pierde. Se coloca con fuerza en el arco parlamentario (40 escaños), pero insuficientes para tener la relevancia que se esperaba de ellos.
  • Ojo con los partidos aparentemente minoritarios del espectro nacionalista como ERC-CATSI. 9 escaños son muy significativos para el hemiciclo dibujado.

El escenario actual complica exponencialmente las opciones de gobierno con respecto a otros periodos y dificultan la gobernabilidad de la legislatura.

En la mente de todos los españoles interesados en política, puede estar la pregunta que me azota desde ayer:

 

¿Cómo puede explicarse esta anomalía entre voto esperado según los sondeos y el voto real?

Desarrollo una teoría que podría dar respuesta a esta pregunta y que denominaré “La maldición del tipo deseable”. Vamos a explicarla….

Tomemos en cuenta esta gráfica, que representa la ubicación que hacen las personas de los distintos partidos, siendo 1 extrema izquierda y 10 extrema derecha, según el estudio de Octubre-Noviembre del CIS

3

Fuente : elaboración propia a partir de los mencionados datos del CIS

 

Tengamos en cuenta la valoración que hacen los electores con respecto a los distintos líderes políticos de los partidos que están siendo comentados aquí, según el mismo estudio del CIS:

4

Albert Rivera de Cs es el político mejor valorado, según este estudio.

De todos es sabido, que como norma general, a las personas les gusta dar respuestas deseables que hagan quedar bien con su interlocutor. Esto se conoce en psicología como DESEABILIDAD SOCIAL.

Imaginemos que dos personas hablan de política. Una persona le pregunta a la otra “Oye, ¿A quién vas a votar?” La persona de las filas en ese momento piensa en votar a uno de los cuatro partidos más representativos y sitúa a la otra persona en la creencia que va a votar a uno de los otros cuatro partidos más representativos. Las respuestas serán parecidas a esta:

5

 

Según esta tabla, un votante del PP, mantendrá frente a:

  • Un votante del PSOE, una actitud de : Disputa
  • Un votante de PODEMOS, una actitud de: Disputa
  • Un votante de Cs, una actitud de: Puntos de encuentro ideológico.

Según esta tabla, un votante del PSOE, mantendrá frente a:

  • Un votante del PP, una actitud de : Disputa
  • Un votante de PODEMOS, una actitud de : Disputa leve.
  • Un votante de Cs, una actitud de : Puntos de encuentro ideológico

Según esta tabla, un votante de PODEMOS, mantendrá frente a:

  • Un votante del PP, una actitud de : Disputa
  • Un votante del PSOE, una actitud de  Disputa leve.
  • Un votante de Cs, una actitud de : Disputa ideológica pero puntos de encuentro en cuanto a regeneración democrática y sintonía entre los líderes.

Según este razonamiento, CIUDADANOS es el partido más deseable como segunda opción para las tres opciones distintas (PP, PSOE y PODEMOS).

Introduzcamos dos nuevas variables: Voto oculto y voto indeciso:

  • El voto oculto es un término para denominar a las personas que mienten en las encuestas de intención de voto. Una vez decidido a mentir, ¿Cuál es el candidato más deseable para quedar bien con la persona que te pregunta? Según los argumentos anteriores este partido deberá ser, como norma general…. CIUDADANOS, ya que es el partido que genera menos conflicto con los demás y su candidato está mejor valorado que el resto.
  • El voto indeciso es un término para denominar a las personas que aún no tienen decidido su voto. Una vez que se le pregunte que se decida por alguno de los candidatos, aunque aún no lo tenga pensado, se decidirá por aquél que genere menos conflicto a ojos de todas las opciones, que según los argumentos anteriores es, como norma general… CIUDADANOS, ya que es el partido que genera menos conflicto con los demás y su candidato está mejor valorado que el resto.

Por tanto, ALBERT RIVERA y CIUDADANOS, tropieza paradójicamente con lo que a priori puede ser considerada como una maniobra de estrategia de partido exitosa. Un candidato carismático, con buena imagen, buena sintonía con sus rivales, en un partido de ubicación ideológica muy centrado, ve perjudicado sus expectativas de voto, atrapado en la maldición del tipo deseable.

Javier Gallego

Psico & Politicoach

 

 

 

Anuncios

Primeras valoraciones #24-M

Emocionante noche electoral. El escrutinio avanza rápidamente, lo que permite obtener las primeras conclusiones:

– El PP gana las elecciones, pero con una depreciación de su marca muy abultada. Pierde prácticamente todas sus mayorías absolutas, salvo la que pueda mantener en La Rioja.

– El PSOE aproxima posiciones con el PP, aunque también sufre caída generalizada en sus cifras.

– PODEMOS entra con fuerza en casi todas las autonomías y ayuntamientos, superando con holgura los niveles obtenidos por IU en sus mejores tiempos.

– CIUDADANOS irrumpe también por detrás de PODEMOS en la mayoría de los parlamentos autonómicos y ayuntamientos. Parece que será la llave de la gobernabilidad. ¿A medio plazo se consolidará como la marca blanca del PP? ¿Podrá sufrir un desgaste similar al del partido liberal inglés?¿Caminará por contra a situarse como el partido que renovará el centro?

– El bipartidismo muere. ¿Morirá con ello la gobernabilidad? Asistimos a un periodo de incertidumbre donde los pactos y el diálogo se impondrán frente a la fuerza bruta de las mayorías absolutas.

– Elecciones locales: También se impone un nuevo lenguaje político. ¿Asistiremos a un periodo sin precedentes de mociones de censura y transfuguismo en los Ayuntamientos? ¿Están preparados los concejales de PODEMOS y CIUDADANOS para liderar el cambio y afrontar su papel de cambio?

– Elecciones Autonómicas: Se replica el experimento andaluz. Los partidos ganadores, generalmente el PP, necesitará de otros para configurar gobierno.

– UPyD: Se certifica su defunción, salvo rarezas en algunos casos.

– IU: Se resiste a morir del todo. Conserva con dignidad resquicios de antiguos feudos.

Queda noche…. y quedan cuatro años para analizar los efectos de esta noche.

Javier Gallego

Psico & Politicoach

¿Deberían los parados custodiar las mesas electorales?: La mesa electoral y los gajes del azar

Nos acercamos al 24-M, día apasionante para los politólogos de cualquier País. Recuerdo hace cuatro años recuerdo que me acosté sin poder dormir. Cada vez que cerraba los ojos, aparecían en mi mente arcos electorales de todos los Municipios y Comunidades Autónomas actualizándose, algo que no me pasaba desde que jugaba al Tetris cuando era muy joven.

Es muy probable que el azar te haya señalado para custodiar una mesa electoral. Las mesas electorales se configuran según el artículo 27 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de Junio, del régimen electoral general. Dice así:

El Presidente y los vocales de cada Mesa son designados por sorteo público entre la totalidad de las personas incluidas en la lista de electores de la Mesa correspondiente, que sepan leer y escribir y sean menores de setenta años, si bien a partir de los sesenta y cinco años podrán manifestar su renuncia en el plazo de siete días. El Presidente deberá tener el título de Bachiller o el de Formación Profesional de segundo Grado, o subsidiariamente el de Graduado Escolar o equivalente

Esta norma provocará que 173.217 personas atiendan este domingo las mesas electorales. Cada una cobrará una dieta de 62,61 € (Esto hacen casi 11 millones de euros de gasto, sólo en los componentes de las  mesas y sin contar la retribución de los operarios que montan las mesas, fuerzas del estado que velan por la buena marcha de la jornada en los colegios electorales, coste de las papeletas, subvenciones a los partidos políticos en función de los votos obtenidos, etc).

Casi todo el mundo percibe de forma aversiva el hecho de pertenecer a una mesa electoral. Aproximadamente el 70% de los componentes de una mesa electoral está trabajando y la mayor parte de estas personas que están trabajando estarían dispuestos a renunciar a estos 62,61 €, y que alguien que sí esté dispuesto y/o necesite de este dinero pueda ocupar su lugar.

También podría razonarse que dado que los funcionarios del estado son los que hacen que el estado funcione día a día. ¿No deberían ser ellos los que ocupen estas mesas?

Este es un tema recurrente y electoralista al que cada año no faltan políticos de todo el abanico electoral en sumarse. ¿Es esto posible? ¿Podrían los parados o voluntarios ocupar los cargos de las mesas electorales? ¿Debería ser así?

Desde el punto de vista legal, habría que reformar la mencionada Ley Orgánica 5/1985, de 19 de Junio, del régimen electoral general. Actualmente no es posible con el actual marco legislativo. Incluso hay una curiosa iniciativa en Facebook al respecto. Pincha aquí para verla.

Desde el punto de vista democrático, tampoco debería ser así. Esgrimo mis razones:

La mesa electoral se constituye para que la propia ciudadanía pueda tener garantizada su derecho al sufragio de una manera transparente, sin injerencias de ningún tipo.  Para ello, utiliza un instrumento que garantiza que cualquier ciudadano, excepto aquellos que se proponen para ser candidatos, pueda velar por el buen funcionamiento democrático: El azar.

Dado que son muy numerosos los componentes llamados a pertenecer a una mesa electoral, por la propia ley de los grandes números, estarán representados en la totalidad de las mesas aquellos colectivos que componen el censo (menos en este caso, los mayores de 70 años).

Supongamos que un partido político propone medidas muy intensas y agresivas que ampliamente beneficiarían a los parados de manera discriminatoria frente, frente a otros colectivos.

Supongamos además que se permitiera que la composición de las mesas electorales corresponda exclusivamente a los parados. Sin dudar de la calidad ética de este colectivo, pero dudando de la propia condición humana… ¿No se aumentaría la posibilidad de que existieran mesas electorales que incumplieran con la normativa y la garantía democrática durante el proceso electoral?  Pudiera ocurrir que la mesa electoral actuara para distorsionar estas elecciones, a través de un recuento de votos distorsionado, ocultando papeletas de los partidos o a través de otras estrategias sucias.

Supongamos que la composición de las mesas corre a cargo del funcionariado. Un partido que proponga medidas muy favorables a los empleados públicos en detrimento de otros colectivos, podría distorsionar el proceso electoral por un proceso similar al anterior.

En nuestra nación, damos por hecho con facilidad que todo el mundo es buen ciudadano, que este tipo de cosas no van a suceder en nuestro País y que este tipo de argumentos son exagerados.

Basta con recordar cuánta sangre y sudor se ha desperdiciado para tener nuestras actuales garantías democráticas (y no me refiero sólo a los tiempos de Franco, podríamos remontarnos a procesos envenenados de caciquismo y pucherazo, o a instituciones que siempre se opusieron a la participación democrática de su ciudadanía desde principios del siglo XIX).

Basta también con mirar a procesos electorales en numerosos países de nuestro globo, donde las garantías democráticas brillan por su ausencia.

Participar en la vida pública y en sus procesos en la antigua Grecia estaba considerado como una bendición, no como una desgracia.

Uno de los principales enemigos de la democracia reside en la ignorancia de la importancia de su funcionamiento por parte de su ciudadanía.

Javier Gallego

Psico & Politicoach